ENFERMEDADES PROFESIONALES

enfermedades profesionales rd12992006

Anuncios

OBSOLESCENCIA PROGRAMADA

PODEIS VER ESTE FABULOSO VIDEO SOBRE LA SOCIEDAD DE CONSUMO. LOS PRODUCTOS TIENEN CADUCIDAD PROGRAMADA DE ANTEMANO POR EL DISEÑADOR O INGENIERO.

AMPLIACION DE HORARIO suc. empresas-BANCA -subete al autobus de la vida

Ampliacion horario de trabajo

BANESTO-CIERRE DE OFICINAS EN VERANO

BANESTO -cierra 228 oficinas en verano- agosto 2011

BANESTO-TERROR LABORAL

Banesto ha iniciado la segunda oleada despidos injustificados mientras obtiene  beneficios millonarios y mantiene bonus a ejecutivos. Empleados del banco se manifiestan ante la sede del grupo, en el Portal de Elche, en protesta por esta situación que ha llevado al despido de unos 20 trabajadores.

A. F. Alicante / 24 de mayo de 2011
En 2009 Banesto abrió un proceso de bajas incentivadas que concluyó sin cumplir los objetivos del banco, ya que la mayoría de trabajadores prefirieron seguir trabajando. A finales de año, la Dirección decidió optar por los despidos, realizando más de 200 en todo el estado español, de los cuales 20 correspondieron a la provincia de Alicante.
Desde CCOO se promovieron movilizaciones de protesta ante la actitud de BANESTO, que permitieron la reincorporación de algunos trabajadores “los que resistieron la presión de una carta de despido”, apuntan, frente a la mayoría, que prefirió la indemnización. Sólo un trabajador de Cádiz, que no aceptó las condiciones de la reincorporación y que llegó a magistratura, obtuvo un despido nulo por ERE encubierto y hoy continua trabajando en el Banco.
Este  mes de mayo de 2011, el banco ha comenzado otra campaña  de despidos incentivados alegando que sobra personal.
Desde la federación de servicios administrativos y financieros de CCOO PV niegan esta afirmación “todos sabemos que no es así, trabajadores y usuarios padecemos la notable escasez de plantilla en la red de oficinas”. Desde el sindicato denuncian además, que en el primer trimestre de 2011, Banesto ha obtenido unos beneficios netos de 169,5 millones, y que su principal accionista, el Banco de Santander, mantiene su retribución y la pretensión de continuar dando cuantiosos bonus a sus altos ejecutivos.
En lo que va de año, en el ámbito estatal se ha prescindido de más 50 trabajadores, vía despidos incentivados, o despidos por causas dudosas y totalmente improcedentes. En Alicante estaríamos  hablando de una decena de trabajadores afectados en la última semana y un resultado, hasta la fecha, de 2 bajas voluntarias por miedo y agotamiento. Uno de ellos el de una trabajadora reincorporada en  el proceso de despidos de 2009.

VAMPIROS POLITICO-FINANCIEROS

vampiro

SOCIALIZANDO EL DEFICIT

La crisis de sobreproducción y especulativa, creada de manera irresponsable e intencionada nos ha llevado a esta situación tan paradójica y ventajista, en la que los grandes capitalistas individualizan sus beneficios y socializan el déficit.

Nuestra sangre es lo que quieren, son auténticos vampiros, no pueden pasar sin beber este rico néctar, que para ellos es fundamental para vivir. ¿A quién podemos acudir para que estos condes Drácula, Nosferatu, Belcebú, etc, no nos dejen sin nuestra fuente de vida?. Sólo con nuestra organización y nuestra voluntad de lucha permanente podremos hacerles entender que lo mas rojo que beberán será salsa de tomate.

Este nuevo recorte en nuestros derechos sociales, solo es entendible, por la naturaleza de sanguijuelas que tienen nuestros queridos dirigentes, tanto políticos como económicos, ellos no se recortan ni sus prestaciones, ni sus emolumentos, ni sus prebendas, por no recortarse no se recortan ni la barba, y mucho menos las uñas y no digamos esos colmillos que una vez tras otra  clavan en nuestros delgados cuellos.

Y los mas culpables, por necesarios en este nuevo ataque a nuestros derechos son estos traidores de pseudosindicatos firmalotodo, que justifican todo solo porque ellos sacarán una buena tajada, vía cursos de formación para el empleo, políticas activas de empleo. Pero qué “responsables” son preocupándose del país, y no reclamando con autentica firmeza lo más justo para los más desfavorecidos y “no responsables” de esta situación de crisis tan galopante. Con afirmar que cuando la situación mejore se pedirá que toda esta merma se compense. Pero ¿a quién quieren engañar?, cuando hemos pasado dos lustros de bonanza y su receta era la misma moderación salarial, en nuestro sector incluso con convenios sin revisión salarial, salvo este último y no desde el primer año de vigencia.

El recorte tan infame de las pensiones, sobre todo para las futuras generaciones asegura un gran negocio para los aseguradores privados, que solo tendrán que recoger los peces como cuando se pesca en una piscifactoría, las condiciones están creadas, desde ahora, y además prometen para el futuro una nueva revisión, seguro que a la baja, si es que no lo remediamos nosotros.

La plusvalía  que genera para ellos, es bien patente, a los empresarios les reducen sus aportaciones a la caja común de la seguridad social por cada trabajador que contraten, con lo cual esta caja adelgaza y luego con las pensiones nos dicen que no va a haber dinero para hacer frente a ese crecimiento de pensionistas, si quieren hacerles exenciones que no las hagan de la caja común, pueden hacerlas de otra partida presupuestaria, pero si se trata más bien de crear esta situación de debilidad de la Tesorería así podemos justificar lo que quieran.

SALUD Y SUERTE

LIQUIDADORES DE EMPRESAS

El juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid ha decidido quitar la gestión de Viajes Marsans y sus filiales Tiempo Libre, Viajes Crisol y Rural Tours Viajes al nuevo dueño, Ángel de Cabo a quien el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual, cedieron sus empresas.

 

Ángel de Cabo fue calificado en algún periódico como un “liquidador de empresas”, un especialista en hacerse cargo de empresas en dificultades para proceder a su liquidación. La trascendencia y la importancia de las empresas afectadas ha impedido que este liquidador pudiera llevar adelante su objetivo, que no era otro que hacer desaparecer las sociedades citadas, borrando cualquier rastro que permitiera exigir responsabilidades patrimoniales al presidente de la CEOE y su socio.

.

Los “liquidadores de empresas” son unos personajes muy peculiares que figuran como administradores de numerosas empresas, la mayoría sin actividad, y que no tienen a su nombre ni propiedades inmobiliarias, ni vehículos, ni ningún otro bien con el que garantizar la responsabilidad económica de su gestión. Estos señores son contratados por empresarios importantes, o grupos empresariales, cuando pretenden deshacerse de alguna de sus empresas, sin que la Seguridad Social, Hacienda, acreedores o trabajadores puedan presentar reclamaciones a los auténticos propietarios.

 

Se trata pues de hombres de paja, que suelen presentarse en un primer momento como los salvadores y aseguran ser capaces de reflotar esas empresas en dificultades. Como norma general, después de intentar ganarse la confianza de los trabajadores y solicitar su total colaboración, dejan pasar unos meses, por lo general no más de un año, mientras tratan de averiguar cuáles son los activos de la empresa. Un buen día (más bien por la noche) vacían lo poco que pueda quedar en las cuentas, venden la maquinaria y el material de oficina, y desaparecen.

 

Estas estratagemas para eludir cualquier responsabilidad ante los trabajadores son muy parecidas a las que el Banco Santander realiza cuando externaliza departamentos completos y obliga, con amenaza de despido, a todos los empleados a aceptar el cambio de empresa. No hay razones organizativas que justifiquen estas medidas. La única razón es que queden fuera del convenio de banca privada y, en caso necesario, esos trabajadores puedan ser despedidos sin que puedan reclamar nada al BS.

 

El que el señor Díaz Ferrán haya caído en desgracia ante sus propios compinches, que le han retirado cualquier apoyo, ha permitido bloquear su estrategia. Pero a las grandes empresas, las realmente poderosas, se les permite actuar con total impunidad. Sin que los juzgados de lo Social, la Inspección de Trabajo, o los sindicatos mayoritarios, se atrevan a plantarle cara.

 

13 de octubre de 2010.